El reconocimiento oficial de las diversas nacionalidades indígenas en el Ecuador presupone el desarrollo del pensamiento jurídico del Estado y el Derecho.

En algunos países las nacionalidades han sido reconocidas y hay empeño por  impulsarlas (Suiza, País Vasco, Rusia); en otros como Ecuador, el cumplimiento de la “justicia nacional” es débil. El discurso oficial, desde años atrás, utiliza como consigna “pueblos y nacionalidades indígenas”, pero está claro que se lo dice sin mayor fundamento teórico. ¿Se sabe tan solo, cuántas comunidades existen en el país? No. Sin embargo, estas formaciones son los  núcleos de las nacionalidades.

La cuestión en el Ecuador tiene varias dimensiones. Uno de los temas a tratarse es el territorio. Ya sean nacionalidades enteras o pequeñas comunidades se han desenvuelto en un espacio concreto que es su entorno vital. Es lógica la reivindicación al derecho sobre la individualización territorial. La consulta previa sobre territorios está recogida en la Constitución.

Otro tema fundamental es el de la lengua. El menoscabo de los idiomas ancestrales debe ser superado a través de la enseñanza, la comunicación y la cultura. En el país está ampliamente difundido el bilingüismo entre una lengua indígena y el español, pero son muy pocos los hispanos que hablan el idioma de alguna nacionalidad indígena. De ahí la necesidad de que sean indígenas hablantes de sus lenguas los que  manejen la Educación Intercultural Bilingüe.

El tema de la cultura para las nacionalidades es vital. Por su contenido son ecologías populares e impulsadoras del desarrollo. Hasta ahora, los  procesos culturales han sido influenciados por fuerzas sociales que mantienen la desigualdad en la evolución  de  los pueblos; sobre ellas  pesa la ideología del colonialismo que ha sido un freno para las potencialidades creativas. Resulta entonces de primordial importancia salvar los tesoros culturales.

Sin tomar en cuenta a los elementos socio-estructurales no se puede ayudar a las nacionalidades: los índices más altos de desnutrición, pobreza, rezago tecnológico y aislamiento social caracterizan a las comunidades rurales.

En el gobierno de Durán Ballén adquirieron cierto grado de autonomía dos instituciones que prestaron eficiente ayuda a la solución de algunos problemas de las nacionalidades: el Codenpe y el Prodepine, cesadas luego por Rafael Correa. Ahora, el gobierno de Guillermo Lasso ha creado la Secretaría de Gestión y Desarrollo, dirigida por Luis Pachala, cuyo objetivo es promocionar y fortalecer las identidades nacionales y llevar adelante proyectos de fomento a la economía y el desarrollo.

Es de esperar que las imposiciones del sistema económico imperante no se vuelvan impedimentos para la consecución de los objetivos planteados por las nacionalidades. La metáfora de Lasso, “Aquí caben todos los ecuatorianos” responde a la posibilidad de planificar la vida de las nacionalidades dentro del Estado ecuatoriano.

Escrito por: Ileana Almeida. Filóloga. Foto portada: Mapa de las Nacionalidades. Agosto 5 de 2021

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x Close

Gracias por su Me Gusta en nuestra página

A %d blogueros les gusta esto: