Cumbre de los pueblos originarios de Colombia

Declaratoria: Tejiendo la unidad territorial ancestral e intercultural
Nos convocamos para que la palabra fluya y así fortalecer nuestros procesos de lucha y resistencia. Los pueblos indígenas de Colombia, reunidos en esta Cumbre, respetando las estructuras de gobierno propio, le hablamos al país desde nuestra misión de proteger la Madre Tierra, para aportar respuestas a la crisis social, económica y ambiental que está atravesando la humanidad, compartiendo un mensaje de vida, unidad, paz y armonía.

Ratificamos que los pueblos caminamos por unos principios basados en La Ley de Origen, Ley Natural, Derecho Mayor, Derecho Propio y Palabra de Vida.

Históricamente hemos tejido de la mano de los diferentes movimientos y sectores sociales para consolidar un cierre de brechas culturales, étnicas y sociales, que garantice la diversidad de derechos. En este contexto, proponemos al mundo y en especial al nuevo gobierno de Colombia, gobernar desde la armonía, el equilibrio y el amor; maternar y volver al origen.

Nuestros pueblos históricamente han enfrentado discriminación, exterminio social, físico y cultural, por lo cual exigimos que se declare de manera inmediata la emergencia humanitaria, económica, social y ambiental de los pueblos indígenas. No queremos que se apaguen más vidas de nuestros compañeros y compañeras, por la defensa de la Madre Tierra.

Con el objeto de consolidar y fortalecer la unidad de los pueblos indígenas en la diversidad, nos hemos congregado en el marco de las cumbres, para pensar desde la colectividad, analizar y tejer las orientaciones políticas hacia la construcción de una agenda conjunta.

En el marco de esta Cumbre, reafirmamos que somos pueblos originarios, anteriores a la conformación de los estados nación, con gobiernos propios, respaldados por las guardias indígenas y otras formas de protección espiritual y cultural del territorio, y participaremos en esta era de transición y Cambio por la Vida, bajo un relacionamiento de gobierno a gobierno, con propuestas estructurales que permitan la materialización de nuestros derechos y la transformación del país.

Los pueblos indígenas continuaremos reivindicando nuestros derechos fundamentales a la consulta y consentimiento previo, libre e informado. En este contexto, todas las medidas legislativas y administrativas deberán garantizar la participación plena y efectiva de los pueblos indígenas en todos sus procesos, así como la consulta y el consentimiento libre, previo e informado, como está prescrito en el Convenio 169 de 1989 de la OIT, ratificado por la ley 21 de 1991 y en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

La Constitución Política y los instrumentos internacionales, reconocen en gran medida nuestros derechos fundamentales; ahora apelamos a la voluntad política del nuevo gobierno para que impulse la puesta en marcha de las Entidades Territoriales Indígenas, mediante laLey Orgánica de Ordenamiento Territorial, los sistemas propios de los pueblos indígenas y la Ley de coordinación interjurisdiccional.

Los pueblos indígenas saludamos las iniciativas de reformas estructurales: tributaria, rural integral, política anticorrupción, garantía de la paz plena, ministerio de paz, seguridad y convivencia, ministerio de la igualdad, salud, educación, y reformas laboral y pensional, en las que participaremos desde los conocimientos y saberes propios de los pueblos bajo el principio de progresividad y no regresividad de los derechos.

El Plan Nacional de Desarrollo debe construirse con base en los principios de especialidad indígena, territorialidad, demografía, unidad y buen vivir, incorporando un capítulo indígena con la garantía de las asignaciones presupuestales que permitan su implementación.

Resaltamos la importancia del papel de la mujer indígena como dadora y guardiana de la vida y la cultura de nuestros pueblos. En ese sentido, “Colombia potencia mundial la vida” se construye con medidas afirmativas para la participación igualitaria de la mujer indígena en todos los espacios y procesos. De la misma manera, los jóvenes, los mayores, niños y las personas con capacidades diversas.

Finalmente, en el marco del relacionamiento de gobierno a gobierno, la Cumbre ha dispuesto una comisión de interlocución directa compuesta por un delegado por cada una de las siete organizaciones (ONIC, OPIAC, CIT, AICO por la Pacha Mama, Gobierno Mayor, AISO y CRIC), acompañada de los congresistas indígenas, para sostener prontamente un diálogo con el presidente Gustavo Petro.

¡Cuenten con nosotros y nosotras para la paz y nunca para la guerra!

FECHAS: 26-27-28-29 y 30 de julio de 2022

 

Cumbre de los pueblos originarios de Colombia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x Close

Gracias por su Me Gusta en nuestra página

A %d blogueros les gusta esto: